Una vida de Obediencia por Gracia


No hagas un salvador de tu moralidad. No puede librarte. Arrepiéntete de confiar en tu propia justicia y por el contrario cree solamente en Cristo. 

Recuerda, la gracia no se gana al cumplir una condición, o ya no sería la gracia. No es una recompensa ni para la fe ni para la obediencia, sino para la causa de ellas (Efe 2: 8-10). La obediencia, más bien, brota de un corazón renovado que ama a Dios (1Juan 3:9, 5: 2-4).

Al ser salvados solo por gracia, en realidad algunos falsamente argumentan que los cristianos no necesitan obedecer. Es como si ellos creyeran que la intercesión continua de Jesús para nosotros fuese ineficaz y su gracia sólo nos librara de la culpa del pecado, pero no de su poder ... eso mientras ellos creen correctamente en la imputación de la justicia de Cristo, pero ignoran erróneamente la impartición de Su Espíritu Santo para nosotros. Pero la Biblia enseña que los que están en Cristo han sido liberados del cautiverio del pecado. La trayectoria de nuestra vida es ahora de seguir a Cristo y sus mandamientos.

Por lo tanto, yo diría, que aquellos que creen que podemos vivir en Cristo aparte de la obediencia, en realidad no estan creyendo en la gracia suficiente. Nuestra fe y obediencia apuntan a la realidad de la gracia de Dios, no el ganarla. Y cuando desobedecemos, el Espíritu de Dios nos disciplina para que no seamos condenados junto con el mundo. (1 Cor 11:31-32).

por John Hendryx 




Comentarios