La Diferencia entre el Verdadero Cristiano y el Hipócrita



Por Tom Hicks
Cómo puede saber si usted es un creyente genuino o un falso profesor? Uno de los mejores libros que describen la verdadera naturaleza de la conversión es el Gran interés del cristiano por William Guthrie. El gran teólogo puritano John Owen, lo elogio mucho y escribió: "El autor [del Gran Interés cristiano] Tomo haber sido uno de los más grandes teólogos que alguna vez escribieron; es mi Vademécum [es decir, "manual"], y lo llevo y el  Nuevo Testamento Sedan, aun conmigo. He escrito varios folios, pero hay más divinidad en el, que en todos ellos ". 

Considere lo que William Guthrie dice en el capítulo 5 de su libro sobre las diferencias entre el verdadero cristiano y el hipócrita. Aquí hay algunas maneras en que el hipócrita puede ser como el cristiano:

1. Un hipócrita puede estar influenciado por el evangelio en cada parte de sí mismo. Se puede llegar a un gran conocimiento de la verdad de Dios (Hebreos 6: 4). Sus emociones sobre Cristo pueden ser altas (Mateo 13:20). Incluso puede experimentar cambios drásticos en el hombre exterior, como el fariseo que oraba, "Dios te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, etc." (Lc 18: 11-12).

2. Un hipócrita puede parecer a los demás como si fuera un verdadero creyente. Podría hablar de la ley y el evangelio (Salmo 50:16), confesar abiertamente su pecado a su propia vergüenza (1 Sam 26:21), y humillarse en cilicio (1 Reyes 21:27).Él puede incluso considerar cuidadosamente cuáles son los deberes que tiene que realizar y buscarlos (Is 58, 2), perseverar incluso en tiempos difíciles, dar sus posesiones a Dios y a los santos, o incluso dar su cuerpo lejos para ser quemado (1 Cor 13: 3)

3. Un hipócrita puede avanzar mucho en las gracias ordinarias de Dios. Él puede venir con grandes convicciones de pecado, al igual que hizo Judas (Mateo 27: 3-5). Él puede temblar ante la palabra de Dios, tal como lo hizo Félix (Hechos 24:25), regocijarse en la recepción de la verdad (Mateo 13:20), y tener muchas experiencias de degustación de la buena voluntad de Dios (Hebreos 6: 4)

4. Un hipócrita puede tener unas características muy similares a las gracias de salvación del Espíritu Santo. Él puede tener un tipo de fe, como Simón el Mago, que "cree también" (Hechos 8:13), pero luego resultó ser un falso creyente. Él puede tener una especie de arrepentimiento legal y exterior que se parece mucho a un verdadero arrepentimiento (Mal 3:14). Él puede tener un gran y poderoso temor de Dios, como lo hizo Balaam (Números 22:18). Puede experimentar una especie de esperanza (Job 08:13). El hipócrita puede incluso tener un poco de amor, como Herodes tenía de Juan (Mc 06:26).

5. Un hipócrita incluso puede tener grandes y poderosas experiencias de Dios.
 Él pudo haber "gustado del don celestial" y volverse  "partícipes del Espíritu Santo" y experimentado los "poderes de la era por venir" y aun no ser genuinamente convertido.

Así que, ¿cuáles son las marcas de un verdadero creyente? ¿Cómo está la auténtica conversión para distinguirse de falsa conversión? Guthrie ofrece cinco marcas de un verdadero creyente que no posee el hipócrita.

1. El corazón de un verdadero creyente es cambiado para siempre. En Jeremías 32:39 el Señor dice: "Yo les daré un corazón, y un camino, para que me teman siempre." Los hipócritas nunca tiene una nueva naturaleza. Los hipócritas quieren a Cristo por el bien que podría hacer en el mundo. Pero el corazón de un verdadero creyente ama a Cristo como el tesoro todo satisfactorio de esta vida y la siguiente.

2. cambio de vida de un verdadero creyente viene de un corazón de amor a Cristo. Los hipócritas puede limpiar su comportamiento hacia el exterior para ser vistos de los hombres, para aliviar sus conciencias con problemas, o para mantenerse a sí mismos lejos de las consecuencias de sus pecados. Pero los verdaderos creyentes aman a Cristo y guardan sus mandamientos por amor a Él, para que le sirvan, a conocerlo, y para traer gloria a su nombre (Salmo 119: 6).

3. Un verdadero creyente busca a Cristo y su reino por encima de todo. Esta es la única cosa necesaria: la amistad y el compañerismo de Cristo. Pero eso nunca es la "única" elección para la satisfacción del corazón de los hipócritas. Los verdaderos creyentes, por el contrario, desean que esta "mejor parte nunca sea quitada de ellos" (Lc 10,42).

4. Un verdadero creyente se somete a la justicia de Dios. Abandona toda esperanza en sí mismo y su propia justicia, y se apoya totalmente en la justicia de Cristo por su aceptación ante Dios. Un verdadero creyente descansa en Cristo  como su unico Salvador. Los hipócritas no hacen esto (Romanos 10: 3). Dependen, en alguna medida, de su propia justicia.

5. Un verdadero creyente tiene los tres grandes elementos esenciales del cristianismo genuino. En primer lugar, rompe el corazón y se vacía de su propia justicia a fin de odiarse a sí mismo (Lc 19:10). En segundo lugar, toma a Cristo Jesús como el único tesoro y la joya que puede enriquecer y satisfacer (Mateo 13:44). En tercer lugar, se cierra sinceramente con todo el yugo de Cristo, sin excepción, a juzgando toda su "voluntad justa y buena, santa y espiritual" (Romanos 7:12). Un hipócrita no hace ninguna de estas cosas.

Comentarios