Cual es el Mensaje del Evangelio?


En una palabra, el mensaje evangelístico es el evangelio de Cristo, y Cristo crucificado, el mensaje del pecado del hombre y de la gracia de Dios, de la culpa humana y el perdón divino, del nuevo nacimiento y la vida nueva a través del don del Espíritu Santo. Es un mensaje que consta de cuatro ingredientes esenciales.

1. El Evangelio es un mensaje de Dios. Se nos dice quien Él es, lo que Su carácter es, cuáles son sus estándares son, y lo que Él requiere de nosotros, sus criaturas. Nos dice que debemos nuestra existencia a Él; que, para bien o para mal, siempre estamos en sus manos y bajo su ojo; y que Él nos hizo para adorar y servir a Él, para manifestar su alabanza y vivir para su gloria. Estas verdades son la base de la religión teísta; y hasta que no se captan, el resto del mensaje del evangelio parecerá ni coherente ni pertinente. Es aquí con la afirmación de la dependencia completa y constante del hombre en su Creador que la historia cristiana comienza. 

Podemos aprender de nuevo de Pablo en este punto. Al predicar a judíos, como en Antioquía de Pisidia, él no necesitaba mencionar el hecho de que los hombres eran criaturas de Dios. Podía tomar este conocimiento por sentado, ya que sus oyentes tuvieron la fe del Antiguo Testamento detrás de ellos. Él podría comenzar de inmediato a declarar a Cristo a ellos como el cumplimiento de Antiguo Testamento espera. Pero cuando la predicaba a los gentiles, que no sabían nada del Antiguo Testamento, Pablo tuvo que ir más atrás y empezar desde el principio. Y el comienzo desde donde Pablo comenzó en esos casos era la doctrina de la capacidad creadora de Dios y del ser criatura del hombre. Así que, cuando los atenienses le preguntaron que explicara lo que su discurso de Jesús y la resurrección trataba, les habló primero de Dios Creador y para que Él hizo al hombre . "Dios ... hizo el mundo ... pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas; Y nos hizo ... todas las naciones ... que busquen al Señor "(Hechos 17: 24-27) 

Este no fue, como algunos han supuesto, un pedazo de apologética filosófica de una especie a la que Pablo después renunció, sino la primera y básica lección de fe teísta. El evangelio comienza enseñándonos que nosotros, como criaturas, somos absolutamente dependientes de Dios, y que Él, como Creador, tiene un derecho absoluto sobre nosotros. Sólo cuando hemos aprendido esto podemos ver qué es el pecado, y sólo cuando vemos lo que es pecado podemos entender las buenas nuevas de salvación del pecado. Debemos saber lo que significa llamar a Dios Creador antes de que podamos comprender lo que significa hablar de Él como Redentor. Nada se puede lograr al hablar sobre el pecado y la salvación donde esta lección preliminar no ha sido en alguna medida aprendida.

2. El Evangelio es un mensaje acerca del pecado. Nos dice cómo hemos quedado cortos de la norma de Dios, ¿cómo hemos llegado a ser culpables, sucios y desvalidos en pecado, y ahora encontrarnos bajo la ira de Dios. Nos dice que la razón por la que pecamos continuamente es que somos pecadores por naturaleza, y que nada de lo que hagamos o tratamos de hacer por nosotros mismos nos puede enderezarnos o traernos de vuelta al favor de Dios. Nos muestra como Dios nos ve y nos enseña a pensar en nosotros mismos como Dios piensa de nosotros. De esta manera, nos lleva a la auto-desesperación. Y esto también es un paso necesario. No hasta que hayamos aprendido la necesidad de estar bien con Dios y nuestra incapacidad de hacerlo por cualquier esfuerzo de nue stra parte podemos nosotros llegar a conocer al Cristo que salva del pecado. 

Hay una trampa aquí. La vida de todos incluye cosas que causan insatisfacción y vergüenza. Todo el mundo tiene una mala conciencia sobre algunas cosas en su pasado, asuntos en los que ha quedado corto de la norma que establece para sí mismo o que se esperaba de él por otros. El peligro es que en nuestra evangelización debemos contentarnos con evocar pensamientos de estas cosas y hacer que las personas se sienten incómodas acerca de ellos, y luego representar a Cristo como Aquel que nos salva de estos elementos de nosotros mismos, sin siquiera plantear la cuestión de nuestra relación con Dios. Pero esto es sólo la cuestión que tiene que ser planteada cuando hablamos de pecado. Ya que la propia idea de pecado en la Biblia es de un delito contra Dios que altera la relación de un hombre con Dios. A menos que veamos nuestras faltas a la luz de la Ley y de la santidad de Dios, que no se ve como pecado. Porque el pecado no es un concepto social; es un concepto teológico. Aunque el pecado es cometido por el hombre, y muchos pecados están en contra de la sociedad, el pecado no puede ser definido en términos de hombre o de la sociedad. Nunca sabemos lo que es realmente el pecado hasta que hayamos aprendido a pensar en ello en términos de Dios y a medirlo, no por los estándares humanos sino con la vara de su demanda total en nuestras vidas.

Lo que tenemos que entender, entonces, es que la mala conciencia del hombre natural no es en absoluto lo mismo que la convicción de pecado. No, por lo tanto, se deduce que un hombre es condenado por el pecado cuando está angustiado por sus debilidades y las cosas malas que ha hecho. No es la convicción de pecado sólo el sentirse miserable de usted mismo, sus fracasos, y su incapacidad para satisfacer las demandas de la vida. Tampoco sería una fe salvadora si un hombre en esa condición clama al Señor Jesucristo sólo para calmarlo, y  animarlo, y hacer que se sienta confiado de nuevo.

Tampoco deberíamos estar predicando el Evangelio (aunque podríamos imaginar que estábamos) si todo lo que hicimos fue presentar a Cristo en términos de necesidades sentidas de un hombre: "¿Está feliz? ¿Está satisfecho? ¿Quiere la paz de la mente? ¿ piensa que ha fallado? ¿Está harto de ti mismo? ¿Quiere un amigo? Entonces ven a Cristo; Él cumplirá sus -como cada necesidad "si el Señor Jesucristo llegara a ser considerado como un hada madrina o un super-psiquiatra ... Estar convencido de pecado significa no sólo el sentirse que uno es un fracaso completo, es sino el darse cuenta de que uno ha ofendido a Dios, y burlado su autoridad, y lo desafió, y se ha ido en contra de Él, y ponerse en el mal con él. Predicar a Cristo significa lo presentarlo como Aquel que por medio de su cruz restaura a los hombres con Dios otra vez ...

De hecho, es cierto que el verdadero Cristo, el Cristo de la Biblia, Quien [se revela] a sí mismo como un Salvador del pecado y un Abogado para con Dios, en el hecho de dar la paz y la alegría, y la fuerza moral, y el privilegio de Su amistad con aquellos que confían en Él. Pero el Cristo que se representa y desea simplemente hacer que la gran cantidad de bajas de la vida sean más fácil mediante el suministro de ayudas y comodidades no es el verdadero Cristo, sino uno tergiversado y mal concebido, en efecto, es un Cristo imaginario. Y si le enseñamos a la gente a mirar a un Cristo imaginario, no debemos tener la esperanza fundada de que encontrarían una salvación real.  Debemos estar en guardia, por lo tanto, en contra de equiparar una mala conciencia natural y el sentido de la miseria con convicción espiritual del pecado y así omitir en nuestra evangelización para impresionar a los pecadores la verdad básica acerca de su condición, a saber, que su pecado los ha alejado de Dios y los expuso a su condena, y la hostilidad y la ira, por lo que su primera necesidad es de una relación restaurada con Él ...

3. El evangelio es un mensaje acerca de Cristo-Cristo, el Hijo de Dios encarnado; Cristo, el Cordero de Dios, muriendo por el pecado; Cristo, el Señor resucitado; Cristo, el Salvador perfecto.

Dos puntos deben hacerse sobre la declaracion de esta parte del mensaje: (i) No hay que presentar la persona de Cristo, aparte de su obra salvadora. A veces se dice que se trata de la presentación de la Persona de Cristo, más que de las doctrinas acerca de Él, que atrae a los pecadores a sus pies. Es cierto que es el Cristo vivo que salva y que una teoría de la expiación, sin embargo ortodoxa, no es un sustituto. Cuando se hace esta observación, sin embargo, lo que por lo general se está sugiriendo es que la instrucción doctrinal es prescindible en la predicación evangélica, y que todo lo que el evangelista necesita hacer es pintar una vívida palabra-imagen del hombre de Galilea que pasó haciendo el bien, y luego asegurar a sus oyentes que este Jesús sigue vivo para ayudarles en sus problemas. Pero ese mensaje apenas podía ser llamado el evangelio. Sería, en realidad, un simple enigma, que sólo sirve para confundir ... la verdad es que no se puede dar sentido a la figura histórica de Jesús hasta que usted sepa acerca de la Encarnación- que Él vivió como hombre para poder morir como hombre para los hombres, y que su pasión, su asesinato judicial era realmente su acción salvadora de llevar los pecados del mundo. Tampoco se puede saber en qué condiciones acercarse a Él ahora hasta que usted sepa acerca de la resurrección, la ascensión, ese acto celestial - que fue entronizado, y hecho rey, y vive para salvar hasta lo sumo a todos los que reconocen su señorío. Estas doctrinas, por mencionar no otras, son esenciales para el evangelio ... De hecho, sin estas doctrinas no tendrías evangelio que predicar en absoluto.

(ii) Pero hay un el segundo y complementario punto: no hay que presentar la obra salvadora de Cristo, aparte de su persona. Predicadores evangelísticos y trabajadores personales a veces se conoce que cometen este error. En su preocupación por centrar la atención en la muerte expiatoria de Cristo como el único motivo suficiente sobre la que los pecadores pueden ser aceptados con Dios, han expuesto el llamado a la fe salvadora en estos términos: ". Creer que Cristo murió por nuestros pecados" El efecto de esta exposición es la de representar la obra salvadora de Cristo en el pasado, disociado de su persona en el presente, como el todo el objeto de nuestra confianza. Pero no es bíblico así aislar el trabajo del trabajador. En ninguna parte del Nuevo Testamento esta el llamado a creer expresado en esos términos.

Lo que el Nuevo Testamento requiere es fe en (en) o en (eis) o sobre (epi) Cristo mismo-la colocación de nuestra confianza en el Salvador viviente que murió por los pecados. El objeto de la fe salvadora por tanto, no es, en sentido estricto, la expiación, sino el Señor Jesucristo, quien hizo expiación. No debemos, en la presentación del evangelio, aislar la cruz y sus beneficios desde el Cristo cuya cruz fue. Para las personas a las que los beneficios de la muerte de Cristo pertenecen son sólo aquellos que confían en Su Persona y creen, no sobre su muerte salvadora simplemente, sino sobre Él, el Salvador viviente. "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo", dijo Pablo (Hechos 16:31). "Venid a mí ... y yo os haré descansar", dijo nuestro Señor (Mateo 11:28)

Siendo esto así, una cosa queda clara enseguida: a saber, que la cuestión acerca de la extensión de la expiación, que está siendo muy agitada en algunos sectores, no tiene relación con el contenido del mensaje de evangelización en este punto en particular. No me propongo discutir esta cuestión ahora; Yo lo he hecho en otros lugares. No estoy en la actualidad preguntandole si usted piensa que es correcto decir que Cristo murió para salvar a cada ser humano, pasado, presente y futuro, o no. Tampoco estoy en la actualidad invitandolo a tomar una decisión sobre esta cuestión, si no lo ha hecho ya. Todo lo que quiero decir aquí es que incluso si usted piensa que la afirmación es verdadera, su presentación de Cristo en la evangelización no debe diferir de la del hombre que piensa que es falsa.

Lo que quiero decir es esto: es obvio que si un predicador pensó que la declaración, "Cristo murió por cada uno de ustedes," hecho a cualquier congregación, sería imposible de verificar y, probablemente, no es verdad, él tendria cuidado de no hacerlo en su predicación del evangelio. Usted no encuentra tales declaraciones en los sermones de, por ejemplo, George Whitefield o Charles Spurgeon. Pero ahora, mi punto es que, incluso si un hombre piensa que esta declaración sería cierta si él la hizo, no es una cosa que alguna vez necesite decir o que alguna vez tenga razón para decir cuando predica el evangelio. Para predicar el evangelio, como acabamos de ver, quiere decir [llamar] a los pecadores a venir a Jesucristo, el Salvador viviente, que, en virtud de su muerte expiatoria, es capaz de perdonar y salvar a todos los que ponen su confianza en Él. Lo que se tiene que decir sobre la cruz cuando se predica el evangelio es simplemente que la muerte de Cristo es el fundamento sobre el cual se da el perdón de Cristo. Y esto es todo lo que tiene que decir. La cuestión de la medida diseñada de la expiación no entra en la historia en absoluto ... El hecho es que el Nuevo Testamento nunca pide a ningún hombre que se arrepienta, basándose en que Cristo murió en concreto y sobre todo por él.

El evangelio no es: "Cree que Cristo murió por los pecados de todo el mundo, y por lo tanto por los suyos," más de lo que es: "Cree que Cristo murió sólo por los pecados de ciertas personas, por lo que quizás no por los suyos" ... Nosotros no tenemos la intencion de pedirles que pongan la fe en cualquier punto de vista de la extensión de la expiación. Nuestro trabajo es señalarles a Cristo vivo, y llamarlos a confiar en Él ... Esto nos lleva al último ingrediente en el mensaje del evangelio.

4. El Evangelio es una llamada a la fe y el arrepentimiento. Todos los que escuchan el evangelio son convocados por Dios para arrepentirse y creer. "Dios ... manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan", Pablo dijo a los atenienses (Ley 17:30). Cuando se les preguntó por sus oyentes lo que deben hacer con el fin de "hacer las obras de Dios," nuestro Señor respondió: "Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado" (Juan 06:29). Y en 1 Juan 3:23 leemos: "Este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo ...

El arrepentimiento y la fe se representan como asuntos de deber por mandato directo de Dios, y por lo tanto la impenitencia y la incredulidad son señalados en el Nuevo Testamento como la mayoría de los pecados graves. Con estos mandatos universales, como indicamos anteriormente, van promesas universales de la salvación a todos los que lo obedecen. "A través de su nombre que en él creyeren, recibirán perdón de pecados" (Hechos 10:43). "El que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente" (Apocalipsis 22:17). "Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16). Estas palabras son promesas a la que Dios se mantendrá siempre y cuando el tiempo dure.

Es necesario decir que la fe no es un mero sentimiento optimista, no más que el arrepentimiento es un mero sentimiento de pesar o remordimiento. La fe y el arrepentimiento son ambos actos, y actos de todo el hombre ... la fe es esencialmente el lanzarse y descansar de uno mismo y el confiar  en las promesas de misericordia que Cristo ha dado a los pecadores, y en el Cristo que dio esas promesas. Igualmente, el arrepentimiento es algo más que el dolor por el pasado; el arrepentimiento es un cambio de mente y corazón, una nueva vida de negarse a sí mismo y servir al Salvador como rey en lugar de uno mismo ... Dos puntos adicionales deben hacerse también:




Comentarios