Que Esperar Cuando se Lucha con el Pecado?



Convertirse en cristiano es aceptar el desafío permanente de convertirse en lo que eres - de mortificar el pecado y crecer en santidad. Hoy quiero canalizar un poco de John Owen y decirte tres cosas que  debes esperar cuando estas luchando contra el pecado.

ESPERA QUE LA BATALLA SERÁ LARGA
Owen dice que morir al pecado consiste en "un debilitamiento habitual de pecado", y tomo esto como que con el tiempo y a través de nuestros hábitos nosotros debilitando nuestro pecado poco a poco y día a día. En vez de esperar a que el pecado sea destruido en un momento, esperamos que va a tomar tiempo y esfuerzo concentrado. De este modo morir al pecado es relativo a nuestra madurez como cristianos y a la cantidad de tiempo que hemos dedicado a luchar contra un pecado en particular. Él dice: "La primera cosa en la mortificación es el debilitamiento de este hábito del pecado, la lujuria, que no deberá,  para que con violencia, , frecuencia, se levante, conciba, alborote, provoque, tiente, inquiete tan naturalmente como es tan apto para hacerlo. "

Él tiene esta cita asombrosa que es una gran acusación contra la humanidad: "La razón por la que un hombre natural no siempre está perpetuamente en la búsqueda de un poco de una sola lujuria, noche y día, es porque tiene muchos que servir a muchas lujurias, cada una esta clamando para que sea satisfecha; por lo tanto es llevado por la  gran variedad de lujurias, pero en general todavía radica hacia la satisfacción de uno mismo."

John Owen también hace una comparación muy útil entre mortificar el pecado y un hombre que esta siendo ejecutando en una cruz:

Como un hombre clavado en la cruz que primero lucha y se esfuerza y grita con gran fuerza y ​​poder, pero, como su sangre y espíritu se van gastando, sus esfuerzos se vuelven débiles, sus gritos son bajos y roncos, apenas se oyen; cuando un hombre se enfoca en una lujuria o pecado, para tratarlo, lucha con gran violencia a punto de desatarse; llora con seriedad e impaciencia para estar satisfecho y aliviado; pero cuando por la mortificación, la sangre y espíritus de él son dejados en libertad, el pecado se mueve pocas veces y débilmente, llora escasamente, y es escasamente oído en el corazón; se puede tener a veces una punzada moribunda, que hace una aparición de gran vigor y fuerza, pero pasa rapidamente, sobre todo si se impide un éxito considerable.
ESPERA QUE LA BATALLA SERÁ DURA
Hacer morir el pecado es una larga y violenta lucha contra un enemigo mortal que se dedica absolutamente a nuestra destrucción. De este modo, no debemos esperar que el poner el pecado hasta la muerte va a ser fácil, y no debemos esperar que el pecado se irá tranquilamente. "Cuando el pecado es fuerte y vigoroso, el alma es apenas capaz de hacer cualquier frente contra ella; él pecado suspira y gime y llora, y es problemático como David habla de sí mismo, pero rara vez tiene el pecado en la búsqueda. "Esto va a ser una batalla de toda la vida y una que requiere atención constante. 

Para luchar contra el pecado lo que necesita saber es que ...

  • "... Un hombre tiene tal enemigo que tratar con él, para darse cuenta de él, para considerarlo como un enemigo de hecho, y uno que debe destruirse por todos los medios posibles." Recuerda siempre que el pecado existe, y siempre sabe que estás llamado a batallar.
  • "... trabajar para estar familiarizado con los caminos, artimañas, métodos, ventajas y ocasiones de su éxito es el comienzo de esta guerra." Recuerda siempre que Dios nos da instrucciones en el trato con él, y debemos conocer nuestro pecado para poder atacarlo mejor". 
  • "... Cargar a diario con todas las cosas cuales luego se mencionaran, que son graves, mortales, y destructivas para el pecado, tal es la manera como debes lidiar con el." Siempre recuerde que debes seguir las instrucciones de Dios para tratar con el pecado.

ESPERA VER ÉXITO FRECUENTE
Mientras que la batalla es larga y feroz, "el que está en nosotros es mayor que el que está en el mundo." Por lo tanto habrá que esperar para ver éxitos frecuentes mostrados en victorias importantes y medibles sobre nuestro pecado. "El éxito frecuente contra cualquier lujuria es otra parte y evidencia de mortificación. Por el éxito Yo no entiendo una mera desilusión del pecado, para que no es sacado ni logrado, sino una victoria sobre él y la búsqueda de la misma a una conquista completa. Por ejemplo, cuando el corazón  encuentra pecado en cualquier momento obrando, seduciendo, formando imaginaciones para hacer caso de la carne, para llevar a cabo los deseos, aprehende inmediatamente el pecado y lo lleva a la ley de Dios y el amor de Cristo, lo condena , lo sigue con la ejecución hasta el extremo. "Mientras que  batallamos contra nuestro pecado, sabemos que Dios nos ha dado el deseo y el poder de ver la victoria.


Por Tim Challies 





Comentarios