Ejercitando Autocontrol



¿De qué sirve un grifo sin controles, un coche sin frenos, un caballo sin riendas, un atleta sin autodominio? Las presas se construyeron para los ríos. Las tarjetas de crédito son emitidas con límites. Prácticamente todo debe ser controlado. Así también en el ámbito espiritual, el auto-control es una virtud.

Pero estamos en un día en que los hombres son brutales, feroces, imprudentes sin ley, salvajes, "sin control de sí mismo" (2 Tim. 3:3). La defensa de Jeffrey Dahmer declaró que no podía controlarse a sí mismo, y cierto es que el hombre, como un esclavo del pecado y de Satanás, tiene poco autocontrol interno.Pero el pecado no es culpa de Dios, y él tiene la intención de poner al incontrolado en el infierno. La Biblia dice, por ejemplo, que los que habitualmente explotan en ira no heredarán el reino de Dios (Gálatas 5:19). El apóstol Pablo habló con Félix sobre el autocontrol y el juicio de Dios sobre los descontrolados- y el gobernador temblaba (Hechos 24:25). Es un tema de cielo o infierno.

Pero la buena noticia es que cuando uno llega a ser cristiano, como tal, es habitado por el Espíritu de Dios y el fruto del Espíritu incluye el "dominio propio" (Gálatas 5:22, 23). El Espíritu Santo rompe el poder del pecado y produce auto control. El cristiano ve que el dinero puede convertirse en tesoros eternos y controla su gasto para poder dar a los necesitados. Se necesita una gran fuerza para controlar lo que comemos, la lujuria, el sueno, palabras, pensamientos, sí, nuestro espíritu. Pero el cristiano esta, en efecto controlado por el amor de Cristo (2 Cor. 5:14). ¿Cómo puedo decepcionar a Aquel que ha hecho tanto por mí? Recuerde la victoria de José cuando fue tentado con el adulterio, "¿Cómo pude hacer esta gran maldad y pecar contra Dios?" (Génesis 39:9)

La Biblia pone alto honor al autocontrol, como está escrito, "el que domina su espíritu es mejor que el que toma una ciudad" (Prov. 16:32). Piense en el César, los Alejandros, y los de Napoleones quienes capturaron ciudades, tierras y pueblos.Sin embargo, muchos fueron los conquistadores que realmente vencieron. Podrían gobernar al pueblo, pero no su corazón, sus apetitos, sus deseos, sus labios. Usted ve, que mejor era el control de Gedeón sobre su espíritu en no vengarse (Jueces 8:2) que su conquista de los madianitas. Era mejor el control de David sobre su espíritu en mucha paciencia bajo la opresión de Saúl que su gran victoria sobre los jebuseos. Y mejor fue su control en humilde sumisión a la reprimenda de Abigail que todos los despojos de Nabal. Sí, estos son verdaderamente "más que vencedores". Sí, Dios nos ha llamado a ser reyes (Apocalipsis 1:6) - no para gobernar sobre las tierras y los pueblos, sino para tener dominio sobre el pecado, para ser señores de nuestras vidas.

Bob Jennings 


Comentarios