Predica el Evangelio y deja los resultados a Dios





1 Corintios 1.20–21 

20¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? 21Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.  

1 Corintios 3.5–9 
5¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. 6Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. 7Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. 8Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 9Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.  

2 Corintios 4.13 
13Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos,  

Cuando realmente creemos que el Evangelio de la gracia de Dios-cuando realmente creemos que es el poder de Dios para salvación, el único poder de la salvación en este malvado mundo nuestro-es una cosa relativamente fácil predicar, predicar en su pureza, predicarlo en la cara de un mundo burlón, truculento y asesino. Aquí está el secreto-Yo no digo ahora del poder de un ministro como predicador de la gracia, sino de la capacidad de un ministro para predicar en todo este Evangelio en un mundo como el que vivimos Cree en este evangelio, y podrás y vas a predicarlo. Que los hombres digan lo que quieran, y que lo que haga lo que quieran-dejarles herir, ridiculizar, perseguir, matar-cree este Evangelio y lo predicaras.

Los hombres suelen decir de algún elemento del Evangelio: "No puedo predicar eso." A veces quieren decir que el mundo no va a recibir esto o aquello. A veces quieren decir que el mundo no va a aguantar esto o aquello. A veces quieren decir que no pueden predicar de manera tal o cual como para ganar el respeto o la simpatía o la aceptación del mundo. El Evangelio no puede ser predicado? No puede ser predicado? Puede ser predicado si lo vas a creer. Aquí está la raíz de todas tus dificultades. No crees plenamente este Evangelio! Créelo! Créelo y entonces se predicara a sí mismo!

Dios no nos ha enviado al mundo para decir las cosas más plausibles que podemos imaginar, a tocar a los hombres con lo que ya creen. Él nos ha enviado a que se predicara verdades desagradables a un mundo sumido en la impiedad; verdades aparentemente absurdas a los hombres, orgullosos de su intelecto; verdades misteriosas a los hombres que son carnales y no pueden recibir las cosas del Espíritu de Dios. ¿Vamos a desesperarnos? Ciertamente, si se nos deja a nosotros, no sólo plantar y  regar, sino también dar crecimiento. Por supuesto que no, si hacemos un llamamiento y dependemos del Espíritu de fe.

Pero deja que Él se mueva en nuestros corazones y nosotros creeremos estas verdades, y, como está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también vamos a creer y, por tanto, hablar. Déjalo, sino mover en los corazones de nuestros oyentes y ellos también van a creer lo que nos ha llevado a hablar. No podemos proclamar ante el mundo que la casa está en llamas-es una cosa desagradable que decir, apenas para ser arriesgado en presencia de aquellos cuyo interés no es para creerlo? Pero créelo, y con que rapidez  acomete adelante para gritar la verdad desagradable! Así que créelo y vamos a hacer valer ante el mundo que se pierde en su pecado, y corriendo a un castigo eterno, que sólo en Cristo está hay redención, y por el Espíritu solo hombres pueden recibir esta redención. ¿Qué importancia es si fuere difícil de aceptar, si es verdad? Porque si es cierto, es urgente.

BB WarfieldTomado de Fe y Vida (Princeton 1916)

Traducido de http://www.monergism.com/preach-gospel-and-leave-results-god-b-b-warfield


Comentarios