Entradas

Predica el Evangelio y deja los resultados a Dios

La profecia redefinida: una respuesta a John Piper