Un hombre santo es un hombre amante de la Palabra - 1ra parte


Por Thomas Watson

Crisóstomo compara la Escritura con un jardín establecido con adornos y flores. Un hombre de Dios se deleita en caminar en este jardín y dulcemente consolarse a sí mismo. Él ama a todas las ramas y partes de la Palabra:

1. Le encanta la parte de la consejería de la Palabra, ya que es un directorio y regla de vida. La Palabra es el señal de dirección que nos señala nuestro deber. Contiene en ella cosas que hay que creer y practicar. Un hombre de Dios ama las instrucciones de la palabra.

2. Le encanta la parte amenazante de la Palabra. La Escritura es como el Jardín del Edén: ya que tiene un árbol de la vida en el mismo, así tiene una espada de fuego en sus puertas. Esta es la amenaza de la Palabra. Parpadea el fuego en el rostro de cada persona que pasa con obstinación en la maldad. "Dios herirá la cabeza de sus enemigos, la testa cabelluda del que aún camina en sus pecados." (Salmo 68:21). La Palabra no da ninguna indulgencia para el mal. No va a dejar que un hombre se detenga a mitad de camino entre Dios y el pecado. La verdadera madre no dejo que el niño fuera dividido (I Reyes 3:26), y Dios no tendrá el corazón dividido. La Palabra truena amenazas contra la apariencia de mal. Es como ese rollo que volaba llena de maldiciones (Zac. 5:1).

Un hombre piadoso ama las amenazas de la Palabra. Él sabe que hay amor en cada amenaza. Dios no quiere que que perezcamos, sino que, por tanto, misericordiosamente nos amenaza, para que nos puede asustar del pecado. Las amenazas de Dios son como la boya, que muestra las rocas en el mar y amenaza de muerte a como te acerques. La amenaza es un  freno a para mirarnos, para que no podamos correr en plena carrera al infierno. Hay misericordia en cada amenaza.

3. Le encanta la parte de consuelo de la Palabra - las promesas. Él va alimentándose de estas como Sansón siguió su camino para comer el panal (Jueces 14:8,9). Las promesas son la médula y la dulzura. Ellas nos reviven cuando desmayamos, son los conductos del agua de la vida. "En la multitud de mis ansiedades dentro de mí, Tus consolaciones alegraban mi alma." (Salmo 94:19). Las promesas eran el arpa de David para alejar los pensamientos tristes, eran el pecho que le dio la leche de la consolación divina.

Un hombre de Dios muestra su amor a la Palabra escrita:

(a) Al diligentemente leerla. Los nobles de Berea "escudriñaron las Escrituras diariamente" (Hechos 17:11). Apolos era poderoso en las Escrituras (Hechos 18:12). La Palabra es nuestra Carta Magna de los cielos, debe ser leída diariamente esta carta. La Palabra muestra lo que es verdad y lo que es error. Es el campo donde la perla del precio se oculta. ¿Cómo debemos excavar en busca de esta perla! El corazón de un hombre de Dios es la biblioteca para mantener la Palabra de Dios; habita ricamente en él (Col. 3:16). Se ha informado de Melanchton que cuando él era joven, que siempre llevaba la Biblia con él y la leía con avidez. La Palabra tiene una doble labor: para enseñarnos y para juzgarnos. Los que no serán enseñados por la Palabra serán juzgados por la Palabra. Oh, familiaricemos con las Escrituras! ¿Qué pasa si se hiciese lo que en los tiempos de Diocleciano, que mandó  por  proclamación que se quemara la Biblia? O, como en el día de la Reina María, cuando mandaba a la muerte por tener una Biblia en Inglés? Al diligentemente conversar con la Escritura, podemos llevar una Biblia en nuestras cabezas. 

(b) Al frecuentemente meditar en ella: "Es mi meditación todo el día" (Salmo 119:97). Un alma piadosa medita sobre la verdad y la santidad de la Palabra. Él no sólo tiene algunos pensamientos transitorios sino que deja a su mente que se empape en la Escritura. Por la meditación, él extrae de esta dulce flor y rumia en las verdades sagradas en su mente.

(c) Al deleitarse en ella. Es su recreación: ". Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón" (Jeremías 15:16) Nunca un hombre tomó tanto placer en un plato que él amaba como el profeta lo hizo en la Palabra. Y, en efecto, ¿cómo puede elegir un santo sino un gran placer en la Palabra? Todo lo que el alguna vez espera valga la pena está contenido en ella. Un hijo no tiene el placer de leer el testamento de su padre, en el que deja en herencia sus bienes a él?

Traducido de https://ncfic.org/resources/view/a-godly-man-is-a-lover-of-the-word 

Comentarios