¿Porqué la gente no esta cambiando? : Presiones ministeriales






¿Por qué algunas personas crecen rápidamente y siguen adelante en la vida cristiana y otros se alejan o parecen siempre atrapados en punto muerto? ¿Por qué los 2 jóvenes adictos profesan fe se involucran en la vida de la misma iglesia, tienen las mismas oportunidades de discipulado, ganar nuevas amistades y sin embargo uno comienza rápidamente a la deriva, mientras que el otro crece y sobresale en su vida cristiana?
¿Cómo se explica que cuando invertimos horas y horas de intenso discipulado en las personas y, sin embargo, cuando se les deja a su suerte, continuamente parecen tomar las decisiones equivocadas y caer en pecado grave? Sin embargo, otros toman el testigo y sobresalen bajo el desafío de vivir para Cristo? En Niddrie tenemos lo que creemos es un un programa de discipulado integral bastante para los nuevos creyentes y aún así muchos caen en el olvido y se desmoronan cuando intensa tentación se les presenta.
¿Por qué? ¿Cuál es el problema? ¿Qué está pasando? ¿Qué se puede hacer al respecto?

La respuesta, mis amigos, se encuentra en un lugar. Se encuentra en el corazón. Todos sabemos Jeremías 17:9, "El corazón es engañoso por sobre todas las cosas, y perverso. ¿Quién lo conocerá? "Sabemos por el Evangelio de Marcos (7:21) que el corazón es la raíz de todo comportamiento pecaminoso. El versículo tras versículo en las Escrituras nos señalan de nuevo a nuestros corazones a la hora de rastrear el problema del pecado.

Thomas Chalmers, el predicador escocés muy conocido, en su famoso sermón, "El poder expulsivo de un nuevo afecto," lo dice todo:

"Rara vez alguno de nuestros hábitos o defectos desaparecen por un proceso de extinción a través del razonamiento o" por la mera fuerza de la determinación mental. "La razón y la fuerza de voluntad no es suficiente. "Pero lo que no puede ser destruido puede ser desposeído ... La única manera de despojar [el corazón] de un viejo afecto es por el poder expulsivo de un nuevo." Un joven, por ejemplo, puede "dejar de idolatrar el placer, pero es sólo porque el ídolo de la riqueza se ha hecho en el más fuerte y ha conseguido el ascenso", y le permite disciplinarse para próspero negocio. "Incluso el amor al dinero deja de tener el dominio sobre el corazón" si se introduce en otro mundo de la ideología y la política ", y ahora  es dominado por el amor al poder." Sin embargo, "no hay uno de estas [la identidad ] transformaciones en la cual el corazón se deje sin un objeto. Su deseo de un objeto en particular puede ser vencido, pero. . . su deseo de tener algo de un objeto "de amor absoluto" es invencible. "Es sólo cuando se es admitido" en el número de los hijos de Dios a través de la fe que es en Cristo Jesús [que] el espíritu de adopción, se derrama sobre nosotros. Es entonces que el corazón, puesto bajo el dominio de un gran y predominante afecto, es librado de la tiranía de sus antiguos deseos, de la única manera que la liberación es posible. "Así que no es suficiente mantener un" espejo de sus imperfecciones "a tu alma.No es suficiente darle una clase a su conciencia. Más bien, debe "probar cada método legítimo de encontrar el acceso a sus corazones por el amor de Aquel que es más grande que el mundo."


En el ministerio que debemos hacer constantemente dos cosas: (1) Ir tras el corazón (2) La predicación del evangelio. La mayor frustración pastoral es nacida de la ira (por lo general no se expresa) hacia los que no cambiarán o aparentemente no escuchan a nuestro (a menudo bueno y sabio) consejo. Pero, si Chalmers tiene razón (y creo que la tiene), entonces la respuesta a todos nuestros porqués es simplemente que la gente simplemente no ama lo suficiente a Jesús. ¿Por qué esa persona vuelto a la heroína? Porque Jesús no capturó completamente sus afectos. ¿Cómo debemos responder a esa situación? Regresa al evangelio y mantenga el glorioso amor de Jesús. No los persiga. No los acose. No los culpe. No trate de presionarlos . Sólo sigue proclamando el evangelio. Hemos de permanecer orando que Dios, por su Espíritu, se asirá de ellos y tomará sus corazones de tal manera que sólo sólo hay espacio suficiente en su vida para el Rey Jesús.

Son los momentos en los que debemos ir tras nuestros propios corazones y recordarnos el Evangelio de nuevo. No podemos cambiar a los demás, no importa cuán grande es nuestro don pastoral o lo increíble puede ser nuestro ministerio expositivo. El cambio del corazón humano es exclusivamente una extraordinaria obra del Espíritu Santo de Dios. Sólo cuando la salvación realmente ha ocurrido en la vida de una persona vamos a empezar a ver ellos entregan sus vidas al señorío de Jesús.

Los que están sobresaliendo y creciendo en nuestra comunidad no son los más brillantes (aunque muchos de ellos lo son) o incluso los que pensé que 'pasan'. Ellos son los que, cuando entendieron lo que Jesús realmente se sacrificó por ellos con el fin de ganar sus almas conscientemente hicieron de él su único y verdadero amor. Están por todas partes, a veces, pero se puede ver que él es la raíz y la fuente de sus afectos. Así, en el desorden de los planes de vida (cualquier ministerio en realidad) trate de no desanimarse demasiado por la falta de consistencia o de la gente que se aleja  o los cristianos 'montaña rusa'. Le pasó a Jesús también. Judas cayó, sus mejores amigos lo dejaron, las multitudes se alejaron. Simplemente sigue adelante por el corazón. Predica el evangelio. Chalmers sostuvo que no es suficiente darle una clase a la conciencia. Más bien, debemos "probar cada método legítimo de encontrar el acceso a sus corazones por el amor de Aquel que es más grande que el mundo." No podemos cambiar a las personas. Ni siquiera podemos cambiarnos a nosotros mismos. Nuestros programas no pueden cambiar a las personas. Nuestro amor no puede incluso cambiar a la gente. Sólo Él puede hacer eso. Sólo su amor puede derretir los corazones endurecidos. Si no podemos cambiarlos y si no pueden cambiarse a sí mismos, entonces debemos entregarlos a el gran amante de las almas. Debemos orar para que Él lleve a cabo el dominio sobre ellos . Que él los cambie desde adentro hacia afuera.

Sé que este ministerio es agotador y sé que es muy difícil para algunos de ustedes por ahí en estos momentos. A veces podemos sentir nuestros fracasos más profundamente de lo que nos regocijamos en sus victorias. Pero, sigue adelante. La cosecha es todavía abundante. Todavía hay una cosecha por ser recogida. Parte de ella va a salir mal y algunas de ellas serán magníficas.

Y no nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. 
(Gal 6:9)

traducido con permiso de http://20schemes.com/ministry-pressures-why-are-people-just-not-changing/




Comentarios