¿Queréis acaso iros también vosotros?

Por   Charles Spurgeon

Muchos han abandonado a Cristo y han ya no andaban más con él, pero ¿qué razón tiene usted para hacer un cambio? ¿Ha habido alguna razón para ello en el pasado? ¿No se ha probado a sí mismo Jesús todo suficiente? El apela a usted esta mañana: "¿He sido yo un desierto para vosotros?" Cuando tu alma simplemente ha confiado en Jesús, ¿alguna vez ha sido confundida? ¿No ha encontrado hasta ahora a su Señor  un amigo compasivo y generoso con usted, y  la fe sencilla en él no le ha dado toda la paz que su espíritu pudiera desear? ¿Puede usted tanto soñar en un mejor amigo que ha sido para ti? Entonces, no cambie  el viejo amigo y no pruebe uno nuevo y falso. En cuanto al presente que puede obligarle a dejar a Cristo? Cuando estamos acosados ​​duramente  con este mundo, o con las pruebas severas dentro de la Iglesia, nos parece la cosa más bendita acomodar la cabeza sobre el pecho de nuestro Salvador. Esta es la alegría que tenemos el día que somos salvos en él, y si esta alegría es satisfactoria, por tanto debemos pensar en cambiar? Quién trueca oro para escoria? No vamos a abjurar del sol hasta que encontremos una mejor luz, ni salir de nuestro Señor hasta que se manifieste un amante más brillante, y, puesto que este nunca podrá ser, lo vamos a celebrar con un inmortal alcance, y unir su nombre como una marca sobre nuestro brazo. En cuanto al futuro, puede sugerir algo que puede ocurrir que hagan necesario para que amotinarse, o abandonar la vieja bandera para servir bajo otro capitán? Creemos que no. Si la vida es larga él no cambia. Si somos pobres, ¿qué mejor que tener a Cristo que nos puede hacer ricos? Cuando estamos enfermos, ¿qué más queremos que Jesús para que haga nuestra cama en la enfermedad? Cuando morimos, no está escrito que "ni la muerte, ni la vida, ni lo presente, ni lo por venir, _ nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro" Nosotros decimos con Pedro "Señor, ¿donde quién iremos?"

Jesús dijo entonces a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? 
(Juan 6:67)

Traducido del Banco de la Chequera de la Fe

Comentarios