Jonathan Edwards: Acerca del orgullo espiritual



La primera y la peor causa de error que prevalece en nuestros días es el orgullo espiritual. Esta es la puerta principal por la que el diablo viene a los corazones de aquellos que son celosos por el avance de Cristo. Es la principal entrada del humo del pozo sin fondo para oscurecer la mente y engañar el juicio, y el asa principal por el cual Satanás se apodera de los cristianos para obstaculizar la obra de Dios. Hasta que esta enfermedad se cura, los medicamentos se aplican en vano para sanar todas las demás enfermedades.

El orgullo es mucho más difícil de discernir que cualquier otra corrupción, porque, por naturaleza, el orgullo es una persona que tiene un pensamiento demasiado alto de sí mismo. No es de extrañar, entonces, que una persona que tiene una idea demasiada alta de sí mismo no es consciente de ello? Él piensa que la opinión que tiene de sí mismo tiene justa causa y por lo tanto no es demasiado alta. Como resultado, no hay ninguna otra cuestión en la que el corazón es más engañoso e inescrutable. La naturaleza misma de es trabajar la autoestima y alejar cualquier sospecha de mal respecto a sí mismo.

El orgullo tiene muchas formas y maneras y abarca el corazón como las capas de una cebolla, cuando usted salga de una capa, hay otra debajo. Por lo tanto, tenemos que tener la mayor vigilancia imaginable sobre nuestros corazones con respecto a este asunto y clamar con todo fervor al gran escudriñador de corazones por su ayuda. El que confía en su propio corazón es un necio.

Dado que el orgullo espiritual en su propia naturaleza es secreto, no puede ser bien discernido por la intuición inmediata de la cosa misma. Es mejor identificado por sus frutos y efectos, algunos de los cuales voy a mencionar, junto con los frutos contrarios de la humildad cristiana.

La persona espiritualmente orgullosa está llena de luz y ya siente que no necesita instrucción, por lo que está dispuesto a despreciar la oferta de ella. Por otro lado, la persona humilde es como un niño pequeño que fácilmente recibe instrucción. Él es cauteloso en su estimación de sí mismo, sensible de cuan él es responsable de ir por el mal camino. Si se le sugiere que él  va por el mal camino, él está más dispuesto a investigar el asunto.

Las personas orgullosas tienden a hablar de los pecados de otros, el engaño miserable de hipócritas, la falta de vida de algunos santos con amargura, o la oposición a la santidad de muchos creyentes. La humildad cristiana pura, sin embargo, no dice nada acerca de los pecados de los demás, o habla de ellos con dolor y pena. La persona espiritualmente orgullosa critica a otros santos por su falta de progreso en la gracia, mientras que el humilde cristiano ve tanta maldad en su corazón, y está tan preocupado por ella, que no es apto para estar muy ocupado con otros corazones. Se queja de la mayor parte de sí mismo y de su propia frialdad espiritual y espera fácilmente que casi todo el mundo tenga más amor y gratitud a Dios que él.

La gente espiritualmente orgullosa hablan de casi todo lo que ven en otros, en el lenguaje más duro, más grave. Por lo general, su crítica se dirige no sólo contra los malvados, sino también hacia los verdaderos hijos de Dios y los que son sus superiores. El humilde, sin embargo, incluso cuando tienen extraordinarios descubrimientos de la gloria de Dios, se sienten abrumados por su propia vileza y la maldad. Sus exhortaciones a los hermanos cristianos se dan de una manera amorosa y humilde, y tratan a los demás con la misma humildad y mansedumbre, como Cristo, quien es infinitamente por encima de ellos, los trata.

El orgullo espiritual a menudo dispone a las personas a actuar diferente en apariencia externa, para asumir una forma diferente de habla, semblante, o comportamiento. Sin embargo, el cristiano humilde, a pesar de que será firme en su deber, va por el camino del cielo solo, incluso si todo el mundo lo abandona; sin embargo, no se deleita en ser diferente por causa de diferencia. No intenta erigirse para ser visto y observado como una distinguido, sino por el contrario, está dispuesto a ser todas las cosas a todos los hombres, para dar a los demás, para cumplir con ellos, y complacerlos a ellos en todo menos en el pecado .

Las personas orgullosas prestan gran atención a la oposición, y ofensas, y son propensos a hablar a menudo sobre ellos con un aire de amargura y desprecio. La humildad cristiana, por el contrario, dispone a que una persona sea más parecida a su bendito Señor, que cuando vilipendiado no abrió su boca, pero encomendaba en silencio la causa al que juzga justamente. Para el cristiano humilde, cuanto más clamoroso y furioso el mundo está contra él, más silencioso y aún será.

Otro patrón de personas espiritualmente orgullosas es comportarse en cierta manera que sea en centro de atención de los demás. Es natural que una persona bajo la influencia de orgullo tome todo el respeto que se le debe. Si otros muestran una disposición a someterse a él y ceder en diferencia a él, él está abierto a ello y libremente lo recibe. De hecho, ellos llegan a esperar dicho trato y forman una opinión mala de aquellos que no le dan aquello que ellos piensan que merecen.

Tomado de las Obras de Jonathan Edwards ( Banner of Truth) www.banneroftruth.org 

Comentarios