El Gozo de No Pecar


El Gozo de No Pecar
por Tim Challies

Creo que es una pregunta que todo cristiano le gustaría hacerle a Dios, dada la oportunidad. Es una pregunta honesta. Una humilde, espero. "Si tienes la capacidad de destruir inmediatamente y eliminar todos los pecados de un cristiano el mismo momento en que pone su fe en Jesucristo, ¿por qué no lo haces de inmediato? ¿Por qué no?".

Siempre hay una buena cantidad de debate en el mundo cristiano sobre exactamente cómo Dios nos santifica y cómo el esfuerzo humano se relaciona con el trabajo divino. Lo que creemos acerca de la santificación, sabemos que es una batalla de toda la vida y sabemos que es algo difícil. La dificultad está relacionada con el grado de nuestra depravación, el hecho de que los efectos del pecado se extienden a cada parte nuestra, a nuestra mente, nuestro corazón, nuestra voluntad, incluso nuestros cuerpos. Podríamos dar a cada momento de cada día a la batalla contra el pecado y aún así morir como personas profundamente pecaminosas. Cada cristiano va a morir mucho más santo de lo que él era la primera vez que puso su fe en Jesucristo, pero mucho menos santo de lo que él quisiera y probablemente mucho menos santo de lo que él hubiera imaginado.

La Biblia es indispensable en la santificación. Literalmente. Usted no puede y no va a crecer en santidad sin leer la Palabra de Dios, sin someterse a sí mismo a la Palabra de Dios, sin aplicar sus verdades a su vida. Y sin embargo, la Biblia no aleja el pecado más de lo que mi salvación lo hace. He descubierto en mi propia vida que no hay una gran cantidad de textos en la Biblia que borra al instante un pecado particular. Rara vez escucho un texto predicado y veo un instantáneo, avance sustancial contra un pecado. Nunca puedo leer un texto y ver mi pecado inmediatamente y de forma irreversible desaparecer.

Más bien, la Biblia muestra las categorías de mi pecado, muestra mi pecado en toda su fealdad, se muestra la santidad en toda su belleza, me expone como un pecador, me convence de mi necesidad de dar la batalla contra este pecado, me da el deseo de destruirlo me arma para hacerlo, y me da esperanza a través del evangelio que este pecado-aunque este pecado con tal agarre en mí-es impotente ante el Espíritu Santo que mora en nosotros. Y entonces comienza la tarea larga y difícil, la batalla de momento a momento, de matarlo, de volver a la Biblia una y otra vez y predicar sus verdades a mí mismo, de confiar en el Espíritu, de clamar su ayuda, de hacer la guerra en contra de mi propia carne, mis deseos, mis hábitos profundamente arraigados, la mente, los ojos, los oídos, el corazón, las manos, los pies, y todo lo que soy.

Matar el pecado nunca es fácil -la vida no trae mucho de lo que es la rara combinación de lo fácil y y que valga la pena al mismo tiempo. La santificación no es una excepción. Sin embargo, pocas cosas son más gratificantes, más alentadora, que ver a la victoria sobre el pecado, ver un pecado favorito comenzar a verlo feo, ver su poder erosionarse, ver su dominio disminuir. Hay pocas cosas que traen tan gran sensación de placer de Dios y tan gran oportunidad para la adoración que no pecar en contra de lo que antes era una tentación casi irresistible.

No sé por qué Dios no quitó soberanamente todo mi pecado que mora en el momento en que me convertí en un cristiano. No sé por qué no lo alejos a través de un simple encuentro con la Escritura. Lo que sí sé es que la santificación es una batalla, pero una batalla que siempre vale la pena luchar.

Traducido con permiso del blog challies.com

Comentarios